ProRector Dr. Gustavo Giachetto

Sobre la capacitación y las posibilidades que ofrece para mejorar la gestión

En el marco del  proceso de actualización del Diagnóstico de Oportunidades y Necesidades Formativas de los funcionarios y las funcionarias de la Universidad (DONF), desde el ICF se están llevando a cabo una serie de entrevistas en profundidad.  El primer entrevistado fue el Dr. Gustavo Giachetto Larraz, ProRector de Gestión Administrativa. En este diálogo Giachetto reflexiona sobre los objetivos de la capacitación, sus ventajas y desventajas, las dificultades para implementarla y su relación con la mejora de la gestión.

 

El Instituto de Capacitación y Formación (ICF) se encuentra en proceso de actualización del Diagnóstico de Oportunidades y Necesidades Formativas de los funcionarios y las funcionarias de la Universidad de la República (DONF). La propuesta es relevar las demandas en materia de capacitación del funcionariado de la Universidad para, a partir de esos insumos, elaborar los lineamientos generales de un Plan de Capacitación y Formación correspondiente al bienio 2017-2019.

Para relevar esas necesidades se elaboró un dispositivo metodológico que combina técnicas cuantitativas y cualitativas. Una de las técnicas cualitativas que integran el mencionado dispositivo, es la entrevista en profundidad. En ese marco se están llevando a cabo una serie de entrevistas a diversos informantes calificados. El primer entrevistado fue el Dr. Gustavo Giachetto Larraz, ProRector de Gestión Administrativa de la Universidad de la República.

Gustavo Giachetto es Doctor en Medicina, de especialidad Pediatría y tiene un Diploma en Gestión de Servicios de Salud. Actualmente, además de ocupar el cargo de ProRector de Gestión Administrativa, se desempeña como director de la Clínica Pediátrica del Centro Hospitalario Pereira Rossell, donde es profesor titular desde 2009.
En diálogo con el ICF el ProRector abordó varias temáticas, entre ellas los objetivos de la capacitación, sus ventajas y desventajas, las dificultades para implementarla y su relación con la mejora de la gestión.

Giachetto, que ocupa el cargo de ProRector hace poco más de un año, entiende que la capacitación de los funcionarios y las funcionarias de la Universidad es muy importante y que el principal objetivo de la misma es “actualizarlos y darles herramientas que permitan fortalecer el desempeño de sus habilidades de acuerdo a la función para la cual han sido designados”.

Consultado sobre las diferencias entre la capacitación del personal de la Universidad y la capacitación de otros funcionarios públicos, Giachetto explicó que hay elementos comunes como algunos aspectos normativos, concretamente el TOCAF (Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera), pero también hay particularidades. En este sentido se refirió a la complejidad de la institución Universidad y a la percepción que los universitarios tienen sobre la gestión: “la Universidad es muy grande, está dispersa dentro del territorio: en Montevideo tenés un montón de servicios y después tenés las unidades ejecutoras del interior que también suponen un desafío muy importante. Cada facultad es un mundo particular donde además el énfasis está puesto en la enseñanza y en la investigación, en un claro detrimento por las tareas gestión”.

En relación a la oferta de capacitación, el ProRector dijo no tener claridad al respecto: “No sé si es toda la oferta que uno necesita”, pero sostuvo que hay funcionarios de áreas como financiero contable que le han planteado que sus necesidades no son contempladas en la oferta del ICF y que para actualizarse deben recurrir a capacitaciones externas. Asimismo destacó que hay otras iniciativas que constituyen verdaderos aciertos como: “la posibilidad de culminar estudios iniciales” (el PROCESFUR: Programa para la Culminación de Estudios Secundarios para  Funcionarios de la Universidad de la República) y la generación de cuestiones “ad hoc como el tema de certificaciones médicas”.

Interrogado acerca de las ventajas y desventajas de la capacitación, indicó que una desventaja importante es que “la capacitación no se está considerando en el rendimiento del funcionario” y a propósito de ello fue muy crítico respecto a la falta de una política de evaluación del desempeño de la Universidad que permita entre otros aspectos que la capacitación sea tomada en cuenta en los ascensos, en los concursos y en las evaluaciones. La gran ventaja que identificó fue que “hay un equipo que está a disposición y comprometido con el tema”.

Giachetto también se refirió al vínculo entre la capacitación y la mejora de la gestión y fue categórico al afirmar: “debería haber una relación muy estrecha; la capacitación debería ser tomada en su real dimensión en los concursos y también en los procesos de la mejora de la gestión”.

En este sentido el ProRector hizo alusión a la riqueza de los trabajos finales de algunas iniciativas de capacitación como la TGU (Tecnicatura en Gestión Universitaria) y el PGU (Programa de Gestión Universitaria): “leí algunos trabajos de grado de la TGU y me parecieron muy interesantes: hacen aportes sustanciales en relación a procedimientos y procesos. Del mismo modo en el PGU se están generando insumos muy buenos que en estos momentos no se están tomando en cuenta a la hora de mejorar la gestión”.

A propósito de este tema Giachetto fue enfático y se mostró entusiasta con la idea de reunir esos proyectos, esas propuestas de mejora y exponerlas públicamente: “Habría que organizar una instancia para que se presenten, se muestren, se den a conocer” y concluyó: “Sistematizar todas esas prácticas, esos trabajos que se hicieron y seleccionar algunas, es un buen modo de sensibilizar y de re-posicionar a la capacitación”.